La felicidad es un derecho

Pongamos todo en perspectiva // Carlos Villalobos | Opinión

La felicidad es un derecho que trasciende las fronteras geográficas y culturales. Es un anhelo humano universal que, a pesar de los desafíos y adversidades, persiste como una luz en la oscuridad, recordándonos que la sonrisa es un símbolo de esperanza y bienestar.

Justo cuando estas líneas son redactadas, el día internacional de la felicidad está llegando a su fin, pero su mensaje perdura como un recordatorio oportuno. En un mundo inmerso en problemas y tensiones, es crucial reflexionar sobre el estado de ánimo colectivo y su impacto en la sociedad. 

La felicidad, lejos de ser una emoción efímera, es un indicador vital de la salud y el bienestar de una nación.

Nos encontramos en un momento crucial en el que debemos interrogarnos profundamente sobre el significado y la importancia de la felicidad. ¿Es un fin en sí mismo o una meta en el camino de la vida? ¿Puede ser medida y cuantificada? Son preguntas que nos desafían a comprender la esencia misma de la felicidad y su papel en la construcción de un mundo más justo y equitativo.

Históricamente, la felicidad ha sido subestimada en las agendas políticas y sociales, eclipsada por indicadores más tangibles como el Producto Interno Bruto (PIB). Sin embargo, el cambio de paradigma está en marcha, impulsado por una mayor conciencia sobre la importancia del bienestar humano. Países como Bután han adoptado enfoques innovadores, como la Felicidad Nacional Bruta, reconociendo así la importancia fundamental de la felicidad en el desarrollo integral de la sociedad.

Recientemente, México en el Informe Mundial de la Felicidad 2024, se ubicó entre los 25 países más felices del mundo y ocupando la segunda posición en América Latina. Este logro es un reflejo del progreso que hemos alcanzado como sociedad en la búsqueda de la felicidad y el bienestar.

El Informe Mundial de la Felicidad se basa en la evaluación que las personas hacen de su propia felicidad, así como en datos económicos y sociales. Se tienen en cuenta seis factores clave: el apoyo social, el ingreso, la salud, la libertad, la generosidad y la ausencia de corrupción. En este contexto, México actualmente registra un pico de satisfacción de vida desde que se realiza la medición, de acuerdo a lo reportado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Este avance muestra el compromiso y los esfuerzos concertados para mejorar la calidad de vida de los mexicanos y promover un entorno propicio para la felicidad y el bienestar. Es un recordatorio poderoso de que, cuando la felicidad se convierte en una meta gubernamental, se desencadenan cambios significativos en las políticas públicas y las decisiones sociales.

Desde mi perspectiva, la felicidad va más allá de una emoción individual; es un catalizador de salud física y mental, productividad y resiliencia comunitaria. La búsqueda colectiva de la felicidad fortalece los lazos sociales y fomenta un sentido de comunidad y solidaridad.

Es fundamental que reconozcamos la felicidad como un derecho fundamental y una guía para nuestras acciones públicas y decisiones políticas. Aunque se han presentado iniciativas para reconocer este derecho humano en México, aún queda trabajo por hacer para integrar este concepto en nuestra legislación y políticas públicas.

En última instancia, aquellos que minimizan la importancia de la felicidad en la esfera pública ignoran una verdad fundamental: la felicidad es esencial para el desarrollo y el bienestar de la sociedad. 

Al priorizar la felicidad en nuestras vidas y comunidades, estamos construyendo un futuro más brillante y equitativo para todos.

En un mundo, que literalmente mata por indicadores económicos, es fácil perder de vista lo que realmente importa: la felicidad y el bienestar de las personas. 

Es hora de que nos unamos como sociedad para abordar estos problemas de frente. Necesitamos políticas públicas que promuevan un mayor equilibrio entre el trabajo y el tiempo libre, así como más oportunidades para que las personas puedan disfrutar de actividades recreativas y culturales, acceso a servicios y al pleno goce de derechos.

Mantengamos viva la esperanza y la determinación que nos han llevado hasta aquí. Juntos somos más fuertes. Sigamos adelante, con la cabeza en alto y el corazón lleno de esperanza. Porque el futuro de México es brillante, y juntos podemos hacer que brille aún más.

ZHN Recomienda

Legislar por el bienestar de Zacatecas y todo México: Vero Díaz candidata a Senadora de la República por Morena (Galería)

Fresnillo, Zac.- La candidata al Senado de la República por Morena, Vero Díaz, junto a …

Comentarios