Home / Cultura / INAH y cronistas, aliados en la preservación del patrimonio cultural de México

INAH y cronistas, aliados en la preservación del patrimonio cultural de México

-El INAH y la Federación Nacional de Asociaciones de Cronistas Mexicanos signaron un convenio para impulsar la investigación y difusión de la historia de los municipios
-Prevé la capacitación de grupos comunitarios, el intercambio de información histórica, campañas de difusión y recuperación de archivos históricos

Ciudad de México.- Aliados por naturaleza en la preservación del patrimonio cultural del país, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la Federación Nacional de Asociaciones de Cronistas Mexicanos signaron un convenio a partir del cual se dará un impulso inusitado a la investigación y a la difusión de la historia de esas células que constituyen el cuerpo nacional: los municipios.

En el Alcázar del Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec, donde se firmó el acuerdo, José María Muñoz Bonilla, coordinador nacional de Centros INAH, señaló la serie de objetivos que se trazan a partir de este acuerdo. “Los cronistas municipales se convertirán así en coadyuvantes de las tareas que de manera cotidiana realiza la institución a nivel local, quién mejor que estos personajes que tienen una particular devoción por su terruño”.

El convenio prevé la capacitación de grupos comunitarios en materia de protección, conservación, investigación y difusión del patrimonio cultural; el intercambio de información histórica para sustentar dictámenes técnicos que realiza el INAH; el impulso a campañas de difusión para conservar la memoria colectiva; la preservación de las fiestas y tradiciones, así como la remembranza de acontecimientos y personajes ilustres de las comunidades y ciudades.

En presencia del presidente de la mesa directiva de esta federación, Manuel González Ramírez, el coordinador nacional de Centros INAH dijo que los alcances irán más allá para incidir en la recuperación y conservación de archivos históricos, fotográficos y auditivos; además de la organización de reuniones o congresos nacionales que permitan mejorar la protección de nuestro patrimonio cultural.

“Con estas actividades pretendemos adoptar mecanismos de cooperación para salvaguardar el legado material, cultural e intangible disperso en todo el territorio nacional, promoviendo la más amplia participación de las comunidades y los grupos sociales que en gran parte conservan, crean y recrean este patrimonio.

“Los cronistas son escritores y divulgadores que compilan, redactan y difunden hechos históricos o de actualidad. Con gran sensibilidad captan detalles trascendentes de los pueblos y sucesos novedosos, y guardan un particular interés por la investigación, atesoran valiosos fragmentos de la historia, encarnan la memoria de las comunidades y dibujan con sus crónicas hechos extraordinarios que la gente aprecia y comunica”, expresó José María Muñoz Bonilla.

En nombre del INAH, institución que dirige el antropólogo Diego Prieto Hernández, y a través del convenio signado, “reconocemos a los cronistas como nuestros aliados, celadores de la conservación y defensores de las tradiciones, y por sus cualidades para revelar los significados materiales del pasado y salvar del olvido los grandes y pequeños hechos de sus localidades. Ellos mantienen un gran prestigio en los espacios sociales donde desempeñan su labor”.

En opinión de Manuel González Ramírez, presidente de la mesa directiva de la Federación Nacional de Asociaciones de Cronistas Mexicanos, su labor en el siglo XXI es distinta a las de sus predecesores, los cronistas medievales, de Indias, de la Nueva España, y de los siglos XIX y XX. Su trabajo se sintetiza en cinco acciones:

En primer lugar, el cronista de este nuevo milenio es fedatario de su acontecer, también es un investigador que hurga en archivos para contextualizar su presente, tarea que no tendría sentido si no se compartieran esos conocimientos y “es cuando nos convertimos en los chismosos del pueblo”. Las últimas acciones no son menos importantes, “los cronistas nos convertimos en defensores no sólo del patrimonio cultural, sino también del natural. Así es, hacemos defensa de éste aunque no nos paguen y aunque nos peguen. Lo hacemos por amor a nuestros pueblos”.

Para Manuel González se trata de una sucesión de efectos, pues “el conocimiento sobre los pueblos y su gente son la base para amarlos, y en esa medida damos y defendemos de manera desinteresada”.

Señaló que a casi 15 años de su fundación, la Federación Nacional de Asociaciones de Cronistas Mexicanos sigue sumando aliados, primero signó un convenio con la Universidad Autónoma de Zacatecas para que los cronistas municipales tomen clases en línea y obtengan la licenciatura en historia; también se establecieron lazos con la Real Asociación Española de Cronistas Oficiales (RAECO), y ahora con el INAH.

En el acto protocolario estuvieron también Socorro Villarreal, coordinadora nacional de Asuntos Jurídicos del INAH; Salvador Rueda, director del Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec, y Martha Ortega Cantabrana, vicepresidenta de la Federación Nacional de Asociaciones de Cronistas Mexicanos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

ZHN Recomienda

Gana Estado de Zacatecas segundo lugar nacional con proyecto holístico en agostadero del semidesierto

-El proyecto en la comunidad Benito Juárez, de Villa de Cos, tuvo una inversión de …

Comentarios