Home / Análisis Político / Alejandro Tello ante la oportunidad de escalar en la política naciónal

Alejandro Tello ante la oportunidad de escalar en la política naciónal

Acueducto Político | Por el CELTA

La llegada de Enrique Ochoa Reza a la dirigencia nacional del Partido Revolucionario Institucional refresca la clase política. Es, como dijera el gobernador electo de Zacatecas, la renovación generacional en el partido político que ha sido, sin duda, el factor de desarrollo del país a lo largo de su historia, particularmente desde 1929.

Para algunos viejos políticos, su llegada la Presidencia del PRI, es el arribo de la clase tecnócrata que se encarna en el ex director de la Comisión Federal de Electricidad, y que terminará con la hegemonía de la generación de los 60 en la dirigencia. Hoy se impone la generación de los 70 y que seguramente con ello se abre un nuevo panorama en la política nacional.

Para otros connotados priistas, entre los que seguramente se encuentra el gobernador electo de Zacatecas, esta es una enorme oportunidad para que la generación que le toca gobernar imponga sus criterios de cambio no sólo desde la Presidencia de la República, sino también en la búsqueda de una nueva forma de hacer política, que seguramente llevará el sello de los nuevos dirigentes.

De entrada, hay un importante cambio en el discurso del nuevo dirigente del PRI, indicó que denunciará a los gobernadores priistas que incurran en actos de corrupción, pero también defenderá la buena reputación de los militantes, y advirtió que “será el partido quien vigile al gobierno, y que los funcionarios rindan cuentas a la estructura partidista”.

En este sentido se busca por la vía de los hechos romper inercias que han venido subsistiendo, y no sólo en los gobernantes emanados del PRI, sino de todos los partidos, de que el dinero público sirve, además de cumplir compromisos políticos, enriquecerse en el desempeño de los cargos. En este sentido, con la llegada de un “tecnócrata” a la dirigencia nacional del PRI, con toda seguridad se abrirá un nuevo escenario de transparencia y rendición de cuentas.

imageSi el PRI quiere conservar el poder en las elecciones del 2018, tiene que comenzar desde ahora, y los primeros enjuiciados por el partido, serán los gobernadores salientes de Veracruz, Chihuahua y Tamaulipas; pero en general, los nueve gobernadores priistas que terminan, estarán siendo observados con lupa, y más, sus cuentas públicas y sus propiedades.

Para ganar credibilidad, Enrique Ochoa Reza deberá comenzar por la casa, y el barrido y la limpieza no serán cosa fácil, aun y cuando en algunos casos, la entrega-recepción se programe tersa y sin sobresaltos como el caso de Zacatecas.

La presencia, ahora como dirigente nacional del PRI, de Enrique Ochoa Reza, es una oportunidad también para potenciar a la nueva clase política priista llamada a sustituir a la generación que perdió el poder en el 2000 ante Vicente Fox y el PAN; esa generación que se ha impuesto a la adversidad y que regresó a los Pinos en la persona de Enrique Peña Nieto. La nueva generación es la que hoy ronda entre los 40 y 45 años y que con toda seguridad buscará mantener el poder en el 2018.

Hay figuras importantes que están detrás de quien hoy dirige los destinos del PRI. Luis Videgaray en primera fila y con toda certeza, uno de los firmes aspirantes a lograr la candidatura presidencial del tricolor en las próximas elecciones federales. También aparece en la escena Aurelio Nuño Mayer, quien pertenece a esa corriente dirigente que hoy ha llevado a una etapa de reformas a las distintas estructuras del país.

Pero no se puede perder de vista la presencia de los zacatecanos que pueden estar insertos en esos grupos que seguramente definirán muchas de las acciones políticas por venir. Alejandro Tello Cristerna, gobernador electo de Zacatecas, y muy amigo del nuevo dirigente, y de aquellos que lo llevaron a ser el Presidente del CEN del partido, y que además en la posición de gobernador de Zacatecas, jugará un papel determinante en las decisiones nacionales.

Tello Cristerna está llamado, según el nuevo mapa de la política nacional, a convertirse en un gobernador fuerte que tenga la capacidad de interlocución a cualquier nivel, incluido el propio Presidente Enrique Peña nieto, por lo que se espera que lleve a Zacatecas a los niveles que pocas veces hemos visto de un gobernador. Ojalá y aproveche la oportunidad porque es única y el tiene la onza para cambiar la visión que de Zacatecas existe en el centro del país.

Nadie más que Alejandro Tello para encabezar a esos zacatecanos que por vez primera pueden generar un proyecto de grupo importante en la política. Sería la primera ocasión que el “Grupo zacatecas” tenga una presencia importante en las corrientes políticas nacionales y más especialmente en el ánimo de la Presidencia de la República. Está llamado a ello y el tiempo no espera por lo que en la reconfiguración política nacional, Alejandro Tello tendrá el papel más relevante en la historia reciente de México.

ZHN Recomienda

Capacita SSP a fresnillenses en materia de prevención de extorsión

Se busca fomentar la participación ciudadana y generar trabajo conjunto para prevenir la comisión de …

Comentarios